¿Me pongo el sombrero, me lo quito? Mejor lo llevo en la mano, por si llueve… Yo qué sé.

La historia ya empieza mal. Con dudas. Y es que nuestras amigas, las palabras, viven así, sujetas a condiciones que las constriñen constantemente y para Guion no iba a ser menos, así que lo que parecía tan simple como salir a dar un paseo, termina por convertirse en un maldito agobio para el pobre.

IMG_2185

Entonces, para ahorrarse problemas, decide echarle un vistazo al manual de instrucciones:

guion o guión.

(De guía).

1. m. Escrito en que breve y ordenadamente se han apuntado algunas ideas o cosas con objeto de que sirva de guía para determinado fin.

2. m. Texto en que se expone, con los detalles necesarios para su realización, el contenido de un filme o de un programa de radio o televisión.

13. m. Ortogr. Signo ortográfico (-) que se pone al fin del renglón que termina con parte de una palabra que no cabe en él.

14. m. Ortogr. U. para unir las dos partes de algunas palabras compuestas.

~ largo.

1. m. Ortogr. raya (ortográfica).

Pues bien, no le resuelven ninguna duda así que Guion hace un poco lo que le da la gana y sale por fin de casa con el sombrero puesto.

Cual es su sorpresa cuando al entrar en el Museo de los horrores del Instituto Cervantes, comprueba que, efectivamente, la RAE se decidió en 2010 a prohibirle ponerse el dichoso sombrero, con lo que, avergonzado, se quita el sombrero disimuladamente, lo deja en el primer banco que encuentra y sale del edificio sonriendo, rezando por que nadie le haya visto en su corta travesía. Qué mal trago.

Nuestro amigo Guion se aleja lo suficiente como para poder respirar con calma y olvidar el suceso. Incluso comenzaba a relajarse y sonreír justo cuando un amigo se cruza con él y le saluda. “Pero bueno, ¡cuánto tiempo! ¿Cómo tú por aquí?”, le pregunta su amigo. A Guion le tiembla el labio. Las dudas vuelven a agolparse en su cabeza. Por el amor de un padre, ¡él sólo quería pasear! Ahora no sabe qué decir, ni cómo hacerlo. Abre la boca, parece que va a decir algo pero se ve incapaz, él lo intenta pero nada. Esto de los diálogos se le antoja imposible.

Por suerte, su hermana, Raya, que no andaba muy lejos, les ha visto. Y para no variar, se acerca corriendo a salvar la situación, porque sabe de sobra que su hermano en determinadas circunstancias no da más de sí.

raya.1. Signo de puntuación representado por un trazo horizontal (—) de mayor longitud que el correspondiente al guion (-) (guion2 o guión), con el cual no debe confundirse. Cuando se usan dos rayas (una de apertura y otra de cierre) para introducir un inciso dentro de un período más extenso, estas se escriben pegadas a la primera y a la última palabra del período que enmarcan, y separadas por un espacio de la palabra o signo que las precede o las sigue; pero si lo que sigue a la raya de cierre es otro signo de puntuación, no se deja espacio entre ambos.

IMG_2184

Y así, Raya conversa con su interlocutor y mientras Guion sonríe aliviado, ella enmarca las acotaciones del narrador, y cerrándose sólo si el diálogo continúa tras el comentario del narrador.

—Hola, ¿cómo estás? —saludó Raya—. ¿Qué tal fueron las vacaciones?

—No estuvieron mal, la verdad—contestó él.

Cuando utiliza un verbo de habla para el comentario del narrador (decir, exclamar, afirmar, responder, etc.), éste va en minúscula, aunque el diálogo haya terminado con un signo de puntuación del mismo valor que un punto, como un signo de exclamación o de interrogación.

—Qué bien. ¿Y dónde estuvisteis? —preguntó Raya de nuevo.

Si el diálogo del personaje continúa tras la acotación, y la primera parte termina con coma, punto, punto y coma o dos puntos, este signo de puntuación se coloca tras la raya del cierre.

—Pues —dudó él—. Lo cierto es que no lo recuerdo, ¿te lo puedes creer?

En cambio, cuando el comentario del narrador no lleva un verbo de habla, la primera parte del diálogo se cierra con un punto, y la acotación comienza siempre con mayúscula. Si el diálogo continúa después, se escribe un punto tras la raya de cierre.

—¡Son cosas que pasan! —Entonces, Raya cogió a su hermano del brazo con discreción y sonrió educada—. En fin, ha sido un placer verte, pero nosotros nos vamos yendo.

Anuncios