Como os comentaba en el anterior post sobre Novlr, y desde entonces, estoy probando la versión beta de éste programa, una aplicación diseñada para la escritura simplificada de novelas.

unnamed

Si bien es cierto que en un principio su estética me fascinó, quería esperar un poco y trabajar algo más con la plataforma antes de contaros nada acerca de la susodicha, porque bien es sabido que las primeras impresiones, a pesar de resultar a menudo determinantes, no siempre son del todo realistas. Así que, después de escribir un capítulo entero en su versión de borrador –y mientras lo hacía, claro– pude apreciar la gracia y sencillez de algunos elementos y echar otros muy en falta.

Interfaz

interfaz1

1. Lo primero y lo más importante en Novlr es nuestro trabajo, nuestra futura novela. Por ello, cada vez que accedamos a la plataforma, bajo el título que le hayamos dado a nuestro original –provisional como el mío, o definitivo–, podremos encontrar la lista de capítulos que vayamos configurando a medida que vayamos escribiendo. Éstos, por su puesto, pueden moverse y cambiar las posiciones entre sí, de manera que podemos ir escribiéndolos de forma independiente y después darle el orden que más nos convenga.interfaz2 interfaz3

2. En la esquina superior derecha encontramos nuestro perfil y la configuración de sus detalles. Por el momento, dado que se trata de una beta, hay poco que configurar, pero sí podremos comprobar los datos globales de nuestro trabajo.interfaz4

3. Formato; negrita, cursiva, subrayado y tachado. Por el momento no hay más. Y quizá sea suficiente a la hora de escribir sin más, sin distracciones, como cuando escribimos en un cuaderno con la inspiración en bruto. Pero en lo que a una escritura más minuciosa se refiere, en lo personal, yo echo mucho de menos algunas cosas. Tabuladores y elementos de alineación, por ejemplo, o subrayadores de colores que permitan diferenciar zonas del texto a revisar más adelante, sobre todo, éste último. Elementos propios de un editor de texto que a la hora de escribir y de re-escribir, resultan fundamentales.

4. Contador de palabras. Funciona por capítulos, no de forma global, ni por objetivo. Por tanto, hacerse una idea de lo que uno lleva escrito, resulta complejo si no se está mirando continuamente el perfil.

Otros detalles

También brillan por su ausencia elementos propios de Scrivener como pueden ser el tablón de notas y tarjetas en el que se pueden ir planificando las escenas y/o capítulos, la edición a pantalla completa, el “outline” o guión, que permite llevar un control a simple vista de la estructura de la novela sin meternos hasta el cuello en sinopsis, tramas y demás, o cosas tan simples como la edición a pantalla completa, la sincronización con otros dispositivos y un importantísimo modo de impresión, importación y exportación.

De cualquier forma, en cuanto a usabilidad, no tengo ninguna queja, la aplicación ya es estable y para celebrarlo, Novlr a abierto la beta a todo el mundo durante el mes de noviembre, aprovechando así la nueva convocatoria de NaNoWriMo. Y vosotros, ¿os animáis a probar? ¿Qué programa o app usáis para escribir?

Anuncios