Imaginemos

  

¿Y si perdiéramos el miedo a la desnudez, al silencio y a lo oscuro? 

¿Y si perdiéramos el miedo a las alturas y a la velocidad? A lo absurdo, a lo bueno, a lo malo, a lo nuevo, a lo viejo. Al ridículo. A la soledad y al abandono. A la verdad, a la mentira.

¿Y si de repente un día despertáramos y hubiéramos perdido el miedo? Entonces, ¿qué pasaría?

Anuncios