Entre trabajos, cursos, entrenar y tener algo de vida, pensaba que me iba a ser imposible leer demasiado este verano. Pero al final, aprovechando los ratos antes de dormir y los trayectos en metro y bus, he conseguido leer cinco tomos de una novela gráfica excelente, dos libros maravillosos y otro no tanto.

Sin más dilación, aquí están mis lecturas del verano y por qué te las recomiendo.Buenas noches, Punpun (vol. 1, 2, 3, 4 y 5), de Inio Asano

01300800101_g.jpg

Sinopsis:

Punpun no es el típico estudiante de primaria. Pese a que siente los mismos impulsos que sus compañeros, empieza a descubrir a las chicas y el sexo, la situación familiar no es la más estable y deberá enfrentarse a ello como buenamente pueda… y en principio, eso es visualizándose como un ave amorfa en un entorno extraño.

Lo que me pareció a mí:

Después de leer Blankets hace ya casi 6 años, jamás pensé que encontraría otra novela gráfica que me llegara tan dentro como hizo la obra de Craig Thompson. Por suerte, me equivocaba.

Durante el primer tomo, Inio Asano nos presenta a Punpun y a su disfuncional familia y grupo de amigos que, durante los siguientes, irán creciendo, cambiando y haciéndose y deshaciéndose por el camino. En principio, puede parecer una obra del montón o incluso simplona, pero os prometo que nada más lejos de la realidad. Los personajes de Asano están tan bien perfilados que podrás reconocerte en casi todos ellos; los problemas de Punpun cuando es niño, tú también los viviste y Asano los retrata tal como pasarían por la cabeza de una persona de 10, 15 o 20 años en cada caso.

La sensibilidad con que está narrada cada página de la historia, resulta tan sutil como sobrecogedora.

Te gustará si te gusto: Blankets, de Craig Thompson.


Controlaré tus sueños, de John Verdon

download.jpg

Sinopsis:

Cuatro personas que no se han visto nunca, que viven en distintas partes del país y que no parecen tener nada en común explican que han tenido el mismo sueño: una pesadilla recurrente cuyo elemento más inquietante es un cuchillo ensangrentado con la cabeza tallada de un lobo en la empuñadura.Todos los hombres son hallados muertos posteriormente: las muñecas cortadas por un puñaL, en aparentes casos de suicidio. La policía enseguida descubre que las víctimas tenían dos hechos significativos en común: todos habían pernoctado recientemente en un mismo hotel viejo y misterioso de las montañas de Adirondack y todos habían consultado al mismo hipnoterapeuta.Gurney se apresura a resolver otra serie de interrogantes imposibles, que en esta ocasión desorientarán tanto a su cabeza como a su corazón.Una trama sorprendente y compleja, que nos hará plantearnos por qué consentimos ser vigilados, pese a que todos tememos por nuestra intimidad e intentamos protegerla.Involucrado en la resolución de su crimen más desconcertante hasta la fecha, Dave Gurney no sólo se enfrentará a un ingenioso asesino que parece controlar los sueños de sus víctimas, sino también a una despiadada unidad de la CIA con un programa tan oscuro como peligroso.

Lo que me pareció a mí:

Si estás familiarizado con la obra de John Verdon, sabrás que este es el último título de la saga de Dave Gurney; una serie de novelas negras centradas en el personaje de un detective ya jubilado con una capacidad deductiva, cuando menos, asombrosa. Si eres lector de la saga, probablemente coincidas conmigo en que el primer libro, “Sé lo que estás pensando”, es maravilloso en todos los sentidos. Probablemente, también pienses igual que yo cuando digo que, a partir del segundo libro “No abras los ojos”, el asunto empieza a decaer.

Si tuviera que reseñar esta novela, que no lo voy a hacer, diría que la impresión que ha dejado en mí, resulta demasiado similar a la que dejó el anterior volumen: “Peter Pan debe morir”.

Como siempre, Gurney se enfrenta a un caso complejo, tanto que parece imposible y hace que, junto a él, nos devanemos los sesos tratando de hallar respuesta a las innumerables preguntas que se plantean a lo largo de las más de 500 páginas que John Verdon nos narra a su ritmo habitual; entre la acción dinámica pero pausada y reflexiva y los pasajes más pesados y descriptivos (que por suerte son breves), para llegar a un apoteósico final que, en el caso de “Controlaré tus sueños”, es más bien abrupto.
Esta última entrega, al igual que “Sé lo que estás pensando”, “No abras los ojos”, “Deja en paz al diablo” y “Peter Pan debe morir”, está excelentemente documentada y es de una calidad narrativa indiscutible, sin embargo carece del brillo y la emotividad de las dos primeras. Demasiadas escenas y conversaciones calcadas que por desgracia emplean los mismos recursos, una y otra vez.
Espero que Gurney pueda disfrutar por fin de su supuesto retiro.

Te gustará si te gustó: Cualquier novela de la saga Dave Gurney o las novelas de la saga de Lizzy Gardner.


La soledad de los números primos, de Paolo Giordano

libro_1378678304.jpg

Sinopsis:

Como introducción a esta excepcional novela, dejemos al texto hablar por sí mismo: «En una clase de primer curso Mattia había estudiado que entre los números primos hay algunos aún más especiales. Los matemáticos los llaman números primos gemelos: son parejas de números primos que están juntos, o mejor dicho, casi juntos, pues entre ellos media siempre un número par que los impide tocarse de verdad. Números como el 11 y el 13, el 17 y el 19, o el 41 y el 43. Mattia pensaba que Alice y él eran así, dos primos gemelos, solos y perdidos, juntos pero no lo bastante para tocarse de verdad.» Esta bella metáfora es la clave de la dolorosa y conmovedora historia de Alice y Mattia. Una mañana fría, de niebla espesa, Alice sufre un grave accidente de esquí. Si la firmeza y madurez con que este joven autor desarrolla el tono narrativo impresiona y sorprende, no menos admirable es su valor para asomarse sin complejos, nada más y nada menos, a la esencia de la soledad.

Lo que me pareció a mí:

Pues, básicamente, excepcional. Una novela sensible, intuitiva y de personajes bien caracterizados y humanos en la que el estilo frío de tintes nihilistas del narrador conforman una opera prima perfecta.

Te gustará si te gustó: La metafísica de los tubos, de Amèlie Nothomb.


La tristeza del samurai, de Víctor del Árbol

51JMbOHNWRL.jpgSinopsis: 

En esta premiada novela de Víctor del Árbol, dos historias paralelas –una ocurrida en 1981 y otra, cuarenta años antes– van encajando a medida que el lector reúne sin descanso las piezas de un rompecabezas de violencia y crímenes nunca esclarecidos.

La abogada María Bengoechea salta a la palestra por haber puesto entre rejas al inspector César Alcalá, en un resonado caso en la Barcelona de los años setenta. El escándalo vuelve a salir a la luz casi una década después cuando María descubre que hay otros implicados: un político con un oscuro pasado, un hombre violento y un ermitaño. María irá desenrollando la madeja de sangre y silencios hasta llegar al intento de asesinato del falangista Guillermo Mola en 1941, organizado por su esposa Isabel, lo que sellará una extraña conexión entre estas dos valientes mujeres.

La tristeza samurái es, al mismo tiempo, una novela policíaca repleta de giros inesperados y una reflexión histórica para entender el presente, con la maestría de Del Árbol para describir tanto las escenas más brutales como las más íntimas

Lo que me pareció a mí:

El estilo de Víctor del Árbol en esta novela ha sido muy criticado. En mi opinión, creo que injustamente.
Si bien es cierto que en según que pasajes puede llegar a pasarse de metafísico, dando la sensación de que el texto está recargado de palabras grandilocuentes, el estilo no deja de ser fluido. Por tanto, más o menos recargado, es su estilo, y no resulta forzado en ningún caso.
Cabe también destacar el esfuerzo que hace el autor por adoptar, desde esa tercera persona del narrador, la psique de cada uno de los personajes. Algo bastante conseguido, desde mi punto de vista.

Por último, pero no menos importante, la historia; enmarcada en un hecho histórico por todos conocidos, podría haber pecado de manida y en cambio, resulta fresca, atractiva y actualizada, llegando incluso al final a dejar al lector con la sensación de que quizá, el relato contenga menos ficción de la que parece.

En definitiva, una novela policiaca muy bien construida cuyo gran defecto es el de no contar con una edición depurada (edición Kindle) que incurre en erratas cada cuatro páginas.

Te gustará si te gustó: Un millón de gotas, de Víctor del Árbol.


¡Por cierto! Este 18 de septiembre se celebra el Hide a Book Day, promovido por The Book Fairies y Goodreads. En España no lo celebramos, pero me ha parecido una idea tan genial, que igual este año me apunto y me convierto en un hada de los libros… Ya os hablaré de ello más adelante, pero mientras tanto, podéis cotillear aquí.

tumblr_lvk47szjsC1qbyao7o1_500.gif

Y tú, ¿qué has leído este verano?

Anuncios